huevos primavera“La magia de las palabras: Para el niño las palabras tienen tanta magia como poder. Por ello les gusta escuchar una y otra vez su ritmo y su sonido, ya que existe una unión secreta entre el sonido y el nombre. Los adultos pueden haber perdido esta parte del lenguaje y oyen únicamente el significado. El poeta en cambio conserva este sentido de los niños, en el que cada vocal y cada consonante tiene una característica particular. Por ello las rimas infantiles les gustan tanto a los niños. El resultado puede parecer extraño, pero sus sonidos son mágicos.”

“Infancia Natural”, John B. Thompson.

Ya hace meses que me interesé por las rimas y las canciones para establecer los ritmos de las rutinas en casa. Empecé a hacerlo guiada por la atracción que me genera la pedagogía Waldorf, e investigando canciones cortas y versos sobre la hora de comer, hacer la siesta, lavarse los dientes, bañarse, etc. La verdad es que nos ha funcionado tanto, nos ha ido tan bien que ahora ya lo he integrado dentro de la dinámica familiar. Ahora, cada vez que empiezo a cantar ella sigue la canción y además se dirige hacia la actividad determinada feliz, contenta e incluso bailando. ¡Ahora está empezando a adelantarse y pide la actividad cantándome a su manera la canción! Con la rutina del lavado de dientes especialmente, pues le entusiasma el ritual de coger el banquito, llevarlo al baño, poner la pasta en el cepillo, etc.

Pero las rimas y las canciones no solamente nos pueden servir para establecer en casa un orden que para ellos es sinónimo de tranquilidad (pues saber lo que vendrá después les relaja mucho), sino que también nos pueden acompañar en la Crianza cíclica, es decir, en la vivencia de los ciclos de la Vida y de la Muerte, de las estaciones, del día y de la noche.

Esta primavera es la primera en la que hemos hecho en casa la Mesa de estación, pues la primavera anterior justo cumplía un año y estábamos en otra fase (¡aunque es perfecto si ya en ese momento la hacéis, claro!).  Es delante de la mesa de estación que, cada mañana, cantamos las rimas de la primavera, despertando a los duendes y a las hadas. Y también las cantamos de nuevo cuando salimos a la terraza a regar las flores o, como suele suceder, cuando paseando por la calle las empieza a tararear pidiendo que se las vuelva a cantar.

Fue sorprendente cuando, ayer, cogió el cuento “Primavera”, de Gerda Muller (soy fan de sus cuentos estacionales porque no tienen letra, solamente imágenes preciosas que hacen un retrato de la esencia de cada estación, por lo que cada vez que lo miramos decimos cosas distintas, inventamos nuevas historias, me señala detalles que la vez anterior pasamos desapercibidos…), y le dijo a su padre: “¡Papá, primavera, este!”, pidiendo que se lo contara. Parecía que estaba leyendo el título, y es que los pequeños se quedan con todo, absolutamente, y tienen tal capacidad de retención que, a veces, nos dejan sin palabras.

primavera gerda

Por ello es maravilloso poder integrar actividades como las que os propondré a continuación, tanto si somos madres de niños en edad de crianza, como si somos madres de día, abuelas, tías, canguros… Pues son seres tan sensibles, tan conectados a la belleza y a la Vida que agradecerán (entiéndeme, no de modo literal pero sí sus almas, su mundo interior) la magia de las palabras y de la música llegadas desde la voz de la persona adulta que les acompaña.

Creo que, de hecho, este es el motivo por el que amo esta pedagogía. Por la magia. Si nosotros como adultos vivimos desconectados de ella a causa de la sociedad, ellos viven inmersos ahí. Qué regalo alimentar, nutrir la magia que llevan dentro de forma innata, qué regalo comunicarnos y hacer las cosas desde su mundo, en lugar de obligar a que ellos comprendan el nuestro antes de tiempo y, por el camino, se alejen de su gran y rico mundo interior lleno de hadas, duendes y otros seres preciosos. Qué maravilla que lleguen a ser adultos conectados aún con este mundo interior y que se sepan capaces de Ser aquello que saben que son, sin miedos ni ataduras, sin límites. 

Rimas:

Dos de las rimas que Tamara Chubarovsky (mi maestra en esto, ¡la sigo, veo, leo, releo y aprendo tanto de ella!) nos presenta en esta estación son preciosas, y a Lúa le encantan:

  • Rima “Las liebrecitas” (Tamara Chubarovsky, DVD Rimas y juegos de dedos)

“Dos liebrecitas muy dormiditas

en una madriguera,

en la primavera.

Asoman sus cabezas,

mueven sus orejas,

saltan, saltan por el monte,

y a la noche se esconden.”

 

  • Rima “Las gallinas” (Tamara Chubarovsky, DVD Rimas y juegos de dedos)

“Las gallinas picpicpic,

comen granos y gusanos.

Las gallinas picpicpic,

con sus cabezas nicnicnic.”

 

  • Rima “La gallina” (Tamara Chubarovsky, DVD Rimas y juegos de dedos)

“Corre, corre la gallina

busca granos y hormigas,

pica aquí, pica allá,

un gusano encuentra ya.

Ahora se sienta y los huevos calienta.

Calma y quieta, espera la clueca.

¡Atención! ¿Qué sonó?

¡Pic, pic, pic, poc!

¡El pollito ya salió!”

Además, utilizo las rimas para contextualizar de alguna manera los teatrillos de mesa. Es decir, ahora estamos cantando rimas de gallinas y animales de granja principalmente, pues en el teatrillo que hacemos en casa los protagonistas son los animales de las rimas. Utilizo como teatrillo la superficie de un baúl grande que tenemos en el comedor, pongo las telas y…. ¡tachán! No hace falta mucho más. Con animalitos de fieltro (u otras figuritas que tiene y que le encantan, como las del Lego) recreamos escenas primaverales y me invento historias sencillas pero con un inicio, nudo y desenlace muy claros. Siempre hay alguna canción dentro del teatro. Y algo muy importante es que esta historia y este teatro es siempre el mismo durante, por lo menos un mes (o toda la estación). ¿Por qué? Por lo que antes te comentaba, llega un día en el que ella ya sabe cuando se canta la canción y se la sabe, se levanta, quiere participar, mover ella los animales, repetir conmigo las palabras… Y entonces el espectáculo ya es mágico de verdad.

teatrillo tamara

*Imagen de Tamara Chubarovsky.

Actividades:

Dependiendo de la edad de lxs niñxs se podrán adaptar haciéndolas más sencillas o complejas, pero ahí está en parte también lo bello de esto, en ir alimentando las actividades año tras año, de forma que el interés en cada tradición y ritual se mantenga y la criatura pueda ir desarrollándose a su tiempo. Es muy importante para mí remarcar que, en niños menores de 7 años no es recomendable dirigir las actividades, sino proporcionar los espacios y los elementos a descubrir para que ellos recreen sus mundos y puedan así desarrollar su creatividad sin interferencias externas. Los adultos solemos tener una imaginación bastante más pobre que ellos, así que dejemos que nos sean maestros. De esta manera, lo que os propongo aquí son ideas-semilla para que, dependiendo del caso y el momento, podáis recrear sin interferir en su propio juego (que es sagrado) o en su propia consecución de los hechos.

Verás como todas las actividades requieren de una visita o paseo por la naturaleza, ¿pues de qué manera podemos realizar actividades afines a esta época si no es adentrándonos en ella?

  • Crear esculturas con ramas:

estrellas de ramas*Imagen de la web.

Recoger ramas en el bosque para, después, tejerlas, haciendo esculturas de ramas. A principios de la primavera la madera es flexible, por lo que resulta más fácil poder trabajarla. Este antiguo arte, a parte de ser precioso, es una tradición ancestral y, por ello, está impregnada de una magia y un misterio que la convierten en un ritual de comunión con el bosque. Puedes coger cuerda fina o hilo de casa, y unas tijeras.

En nuestro caso el juego consiste en que Lúa me ayuda a recoger las ramas para, después, cuando nos sentamos en algún lugar del bosque, hacer alguna pequeña escultura yo misma y ella mirar o jugar alrededor. Una vez hecha, se la mostramos y alucina, la coge, juega con ella y, claro, se la lleva a casa.

  • Crear el nido de un pájaro:

nido de pájaro*Imagen de la web.

Enséñale un nido de pájaro, a poder ser de verdad, y sino mediante una fotografía. Explícale que el nido es la casa del pájaro y de sus polluelos y que ellos mismos se la construyen. Cuéntales lo que desees sobre esto. La actividad consiste en salir al bosque con una bolsa y recoger elementos naturales para construir un nido. Es preciosa la idea de, después, buscar un lugar resguardado para dejarlo y, de esta manera, que una familia de pájaros la convierta en hogar.

  • Decorar huevos de Pascua y jugar a encontrar los huevos que ha dejado el conejo de Pascua en algún lugar exterior:

huevos pintados*Imagen de la web.

Necesitarás huevos duros o huevos a los que se haya hecho un agujero y se haya soplado en su interior para retirar su contenido y pintura o colorante alimentario.

Jugad a pintar los huevos, esta es una actividad que se puede realizar desde bien pronto. Con Lúa, que aún no tiene los dos años (pero casi casi), ya lo hemos hecho y se lo ha pasado genial experimentando con la esponja, los pinceles y los propios dedos. Después déjalos en la puerta de casa con una cestita y explícale que el conejo de Pascua es muy juguetón y los esconderá. La segunda parte de la actividad consiste en buscar los huevos escondidos en algún lugar (terraza, jardín, bosque…). Quizá puedas poner pistas que entusiasmen a los pequeños como, por ejemplo, lazos en ramitas cercanas, mandalas pequeños hechos con piedras…

  • Pintar en el barro (y pintarse ellos):

barro*Imagen de la web.

Ponle ropa vieja y botas de agua, y salid a buscar barro (o créalo tú en tu jardín o terraza). Una vez lo encontréis recoged un palo largo y haced formas en él ¡o lo que se os ocurra! Puedes untar el dedo y pintarte unos mofletes, etc. A ver qué hacen los pequeños cuando vean que tienen vía libre (de hecho siempre la tendrían que tener…) para jugar con él. Además, con el barro se pueden hacer figuras que, si hay cantidad suficiente de arcilla en la tierra, se aguantarán. Jugad a hacer pasteles, bolas para apilar, etc.

 

Y hasta aquí lo que te propongo. ¡Deseo que te haya parecido interesante! Será genial si conoces algún recurso o actividad que desees compartir (puedes hacerlo en los comentarios).

 

Crianza ancestral: Rimas y actividades en primavera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *