diosaprimaveraEguzki amandrea badoia bere amangana.

Frase-ritual a Eguzke

Poco a poco la primavera se va acercando… Y con ella el Sol va tomando, de nuevo, importancia. Las energías del invierno, de recogimiento, introspección y muerte van apartándose sigilosamente mientras el crecimiento y el fuego vital van abriendo camino, lentamente.

No hace falta decir que todo ello nos afecta, como mamíferas que somos, pues nuestro Ser está íntimamente ligado a la naturaleza (por más cosmopolitas que seamos), ya que la conformamos, aunque nuestra sociedad haya hecho esfuerzos enormes en que lo olvidáramos.

Escribí hace ya casi un año un artículo sobre cómo nos pueden influir estas energías de la Doncella, que representa a la primavera, ya que me di cuenta de que es una estación que muchas personas viven de manera patológica (alergias, jaquecas, resfriados…). Si lo deseas puedes leerlo, aquí.

Los procesos vitales de la mujer nos recuerdan constantemente que somos animales y que, como tales, formamos parte de la naturaleza que estamos destruyendo bajo el precepto inútil de: “las personas somos superiores a las plantas y a los animales” (ya no hablo de las piedras o la tierra en sí mismas, pues me tildarían de loca de remate). Las mujeres rechazamos y tenemos grandes dolores y dificultades en atravesar estos procesos naturales porque éstos nos obligan a recordar que somos mamíferas, aunque la sociedad nos haya educado en la separación, en la superioridad y el ego. La sangre de la menstruación es algo animal, el parto es algo animal, la lactancia es algo animal…. Y nosotras somos personas, ¿verdad? En los procesos vitales femeninos poco tiene que hacer la mente, y mucho el instinto (adormecido por el influjo de la cultura occidental moderna). El cuerpo mes a mes nos lo trae y nosotras mes a mes lo rechazamos. Así, sólo volviendo a integrar lo que somos, en Unidad, podemos vivir nuestros procesos con amor y gozo, disfrutando. Ser sólo mente y no cuerpo, tierra mojada, árbol, hoja, sueño, es no vivir plenamente.

Hay muchas maneras de acercarnos a este instinto, de nuevo, de reconectar con él, hay muchas fórmulas y cada mujer tiene que encontrar la suya. Hoy te traigo una, que a mí me funciona, y es trabajar e integrar los diferentes arquetipos de mujeres que, en distintas culturas, las mujeres han trabajado, integrado y honrado, para estar más conectadas con lo que les rodeaba y abrirse así a la Vida. En concreto, te traigo a las Diosas que nuestras ancestras celebraban en la Vieja Europa.

 

Si deseas saber más, muy pronto realizaremos en taller online “El regreso a la Madre Sol”, en el que conoceremos a las Diosas Fuego de diferentes culturas para poder conectar con ellas ahora que se acerca la Primavera y trabajar, intensamente, con la sabiduría que vienen a enseñarnos.

Conocerás la mitología y la simbología de cada una de ellas, y mediante la transmisión de la sabiduría femenina ancestral aprenderás a integrarlas y ritualizarlas como hacían las mujeres antiguas, que vivieron en una época prepatriarcal.

Diosas con las que trabajaremos:

Aquehua/Amaterasu

Hesta/Vesta

Brighid

Pele

Sejmet

El encuentro online y en directo será el próximo 13 de marzo a las 18h, hora española. Si no puedes estar en el directo te enviaremos la grabación a posteriori. Puedes inscribirte, aquí.

El Regreso a la Madre Sol: Diosas de Luz de la Vieja Europa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *