la primavera y mi niña interiorEsta época es la más adecuada para conectar con nuestra niña interior (la pequeña que fuimos pero que dejamos atrás con los años) para ofrecerle un espacio a través del cual poder expresarse y vivirse con gozo.

Todas llevamos una niña dentro. Por más ocupadas y ajetreadas que estén nuestras vidas, por más responsabilidad en los puestos de trabajo que tengamos, por más obligaciones… Ella sigue viva dentro de cada una de nosotras.

Pasa que este mundo en el que vivimos no deja espacio para que las personas adultas sientan y vivan desde su niño interior, pues estamos tan llenos de obligaciones que, o bien no tenemos tiempo, o cuando lo tenemos estamos tan cansadas que lo dejamos para otro momento. Además esta sociedad está hecha, pensada y basada para los adultos, y los niños, así como los ancianos, están en un segundo lugar. Piensa sino, en cuantos restaurantes de tu ciudad te permiten entrar con un bebé de 0 a 3 años por la noche, para acompañaros en la cena. O piensa si te miran bien en las tiendas cuando entras con tu hijx pequeñx y éste, como es natural, se pone a explorar el nuevo espacio. Piensa si está bien visto que una mamá dé el pecho libremente, en cualquier espacio público (dando por hecho que las necesidades de un bebé son postergables o que es posible incluso anularlas para “mantener las formas”, socialmente).

Vivimos en una sociedad adultocentrista, donde todo gira alrededor de los adultos quedando, todo lo demás, relegado a espacios especiales para ello, o a tiempos distintos. Este hecho nos ha afectado y nos afecta, desde diferentes enfoques: Por una parte, nosotras fuimos niñas en desarrollo, en esta sociedad. Por lo que tendremos que ver, conectando con nuestra niña interna, hasta qué punto estamos marcadas por la resignación, la frustración o el enfado de no ser el centro del universo (que es lo que un bebé hasta los 3 años, aproximadamente, entiende qué es) y el hecho de que no se hayan satisfecho nuestras necesidades primarias y originarias de apego total, sostén emocional total y crianza con respeto (recordemos que venimos de úteros de mujeres desconectadas de sus instintos, pues ya son más de 5000 años de patriarcado). Por la otra, el hecho de no haber, prácticamente, espacios en los que dejarnos ir, conectando y expresando a nuestra niña interior es uno de los motivos por los que vivimos tantos años sin consciencia de que existe en nuestra sombra.

Hay espacios en la vida en los que, queramos o no, lo deseemos o no, conectamos directamente con nuestra niña interior, y ésta se expresa con sus luces y sus sombras. Una de ellas es la maternidad. ¿Cuántas veces no has visto en un parque a unos padres subidos en los columpios o en el tobogán, y a alguien decirle: “¡No sé quién se lo está pasando mejor, si tu hijx o tú!” Pues bien, este es un ejemplo muy común de la sanación que nos vienen a ofrecer nuestros pequeños, brindándonos con amor las herramientas necesarias para poder volver a movernos en el mundo, por lo menos cuando ellos están presentes, desde nuestra niña interior.

Pero, como nuestra niña tiene luces y sombras, alegrías y tristezas, el hecho de abrir la puerta a su espacio dentro de cada una también mostrará estas heridas procedentes de nuestra propia infancia. ¡Cuánta fortuna tener la oportunidad, de adultas, de poder sanar a nuestra niña! Pero sin conectar con ella no podremos conocerla mejor ni ver de qué manera sus luces y sus sombras nos condicionan en nuestra vida actual. En este taller nos centraremos en celebrar a nuestra niña.

La primavera es el momento idóneo para conectar con ella y volver a disfrutar de sus cualidades más auténticas, pues esa es la energía de la primavera, la del crecimiento y la luz. Aun así tienes que estar preparada porque, a veces, son tantos años sin tenerla en cuenta, que estará dolida o incluso enfadada. Entonces puede ser que esta conexión le permita expresarte ese dolor, y que por tanto tengas que escucharla y calmarla, antes de poder disfrutar con ella.

La primavera y mi niña interior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *