“La intuición es el tesoro de la psique de la mujer. Es como un instrumento de adivinación o una bola de cristal, por medio de la cual la mujer puede ver con una misteriosa visión interior. Es como si tuviéramos constantemente a nuestro lado a una sabia anciana”.
Pamela A. Field

En chamanismo el cuerpo de la mujer es la Tierra. Ellos comprenden lo siguiente: Mujer = Cuerpo = Tierra.

Lo que le pasa a la Madre, a la Tierra, que es tratado como Ser, le sucede a la Tierra, y viceversa.

Hay una frase en la que los chamanes creen, que sintetiza muy bien esta idea: “Su cuerpo es mi cuerpo”.

En la Vieja Europa y en otros pueblos de todo el planeta pensaban que la herramienta fundamental para hacer magia era el propio cuerpo, y ellos utilizaban el propio cuerpo para ello.

Para la chamana hay dos pilares básicos, que tenemos que trabajar mediante prácticas: la intuición y el instinto. Si una mujer chamana no trabaja estos dos aspectos será muy fácil que los pensamientos, que la razón, nublen su percepción interior, la verdad que tenemos dentro. Esto sucede mucho: “¿Pero yo como sé que esto no es de mi mente, y es de mi intuición?”.

La chamana ha podido por fin discernir entre las voces que proceden de su interior, de su “mujer salvaje”, y las que proceden de lo racional, donde están las creencias y todo lo que nos han introyectado desde el exterior.

Las herramientas que se propondrán tienen el objetivo de poder discernir claramente entre intuición/instinto vs mente racional.

Recordemos que la mujer vive su fase chamana en cada ciclo menstrual, por lo tanto además de trabajar intensamente estos aspectos en el otoño, cuando las energías de afuera se alinean con las de este arquetipo, y nos es por ello más sencillo, también recomiendo trabajarlo mes a mes, cuando estamos en etapa premenstrual.

Esto que para nosotras puede suponer un mundo, el hecho de discernir entre cuerpo y mente, para nuestras antepasadas era algo natural. Ellas vivían una existencia basada en sus propios cuerpos: partos naturales, lactancias, agricultura, ciclos estaciones… Ya lo llevaban en sí mismas.

Una forma de conectar con estos dos pilares para las mujeres occidentales es a través de la conexión con la Tierra. A través de la conexión con los ciclos estacionales, con los ciclos de vida-muerte-vida que llevamos nosotras también implícitos en nuestro Ser. Ir acercándonos a los ciclos de la Madre y comprendiendo desde adentro que sus ciclos son también los nuestros.

 

*Extracto del curso online “Despertar a la Chamana Interior”, disponible en la sección de actividades de la web, en el que ahondamos en el arquetipo de la chamana y proponemos prácticas y actividades para conectarnos con ella.

Chamanismo femenino
Etiquetado en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *