Para transmitir la energía AGUA a través de la tradición oral, en invierno, os propongo trabajar a partir del hielo o la nieve, que suelen ser las dos formas en las que el agua nos muestra la crudeza invernal. Además, el hielo y la nieve son, por lo general, elementos que apasionan a los pequeños.

Lo que queremos transmitir es que la naturaleza no ha muerto sino que la vida se ha retirado a las profundidades de la tierra, de los estanques, lagos… Que descansa tranquilamente en las raíces de los árboles.

“Incluso bajo la nieve la vida continúa. La nieve más blanda es un techo maravilloso que mantiene la tierra y sus habitantes, animales y plantas, a la misma temperatura y los protege del enfriamiento. Bajo el techo de nieve se está “caliente”, a cero grados, mientras encima, la piedra y las plantas se hielan, y puede haber una helada terrible: En algunos lugares se puede llegar a más de veinte grados bajo cero. El agua se hiela a 0 grados. Muchos animales se hacen el refugio con la nieve. Con la piel gruesa y el estómago lleno, un agujero en la nieve es un lugar acogedor. En cuanto a las plantas, las primeras floraciones forman incluso los capullos en el refugio de la nieve. Y durante los primeros rayos cálidos del sol, florecen.”

Revista Waldorf Campanada

 

Como canción-rima para cantar con los más pequeños, y trabajar esta energía, os propongo la siguiente:

“Blanco y frío invierno llegará,

Cubre bien de nieve el lugar,

Cubre bien de nieve el lugar.”

Revista Waldorf Campanada.

 

¿Sabéis que las letras se pueden correlacionar, también con los elementos? ¿Qué ciertos fonemas, ciertos sonidos que emitimos generan una vibración interior capaz de activar las energías del elemento concreto?

La “L” fluye y se expande. Una frase con predominio de “L” nos enseña a fluir y a avanzar en la frase, a no hacer pausas innecesarias, a acelerar y desacelerar orgánicamente, como una corriente de agua. Es un sonido increíblemente sanador, disuelve cualquier endurecimiento y tensión. Pronunciar rimas de manera sistemática con esta letra transforma estados depresivos y de introspección, brindándonos ligereza y alegría, a la vez que nos da luz y claridad a la voz.”

T. Chubarovsky.

Como rima sencilla pero muy útil para trabajar la “L”, letra que corresponde al elemento agua, os propongo:

“Lenta lava Lola la lana. Lenta lava Lisa loza”.

R. Steiner.

Este  material es una pequeñísima parte del temario de “Crianza Cíclica Invierno enero”. En él transmito cómo trabajar los dos elementos principales de la estación: Agua y Fuego con los más pequeños, a través de cuentos, historias, canciones, rimas, actividades manuales y rituales.

Crianza Cíclica: El elemento Agua en la tradición oral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *