El Adviento empezó el domingo pasado, 2 de diciembre, y ya es tiempo de que el duende nos vaya dejando sus presentes diarios, de elaborar el espiral de Adviento con nuestros pequeños (o adultos, que es una tradición que no tiene edad, es bellísima en sí misma) y de decorar nuestros hogares con símbolos potentes del momento: coronas, estrellas, campanas, ángeles, ramos de plantas del tiempo, aromas cálidos y reconfortantes como son la lavanda, la mirra…

Hoy os acerco unos cuantos cuentos que he escogido porque me han gustado, para preparar la Navidad. Me lo habéis demandado mucho por email, así que después de hacer una búsqueda bastante exhaustiva y de mirar, leer, sentir adentro… Esta es la tria que, bajo mi humilde punto de vista, os acerco.
Todos los cuentos que os propongo, de los que tendríais que escoger un máximo de dos porque el exceso es del todo contraproducente, y más aún en esta época bañada de excesos de todo tipo, los he escogido basándome en varios puntos:
– La historia: que fueran historias profundas, con significados profundos y auténticos que, explicándolos a los niños, sean como semillas que les plantamos (ya sabes que siempre hago este símil con los cuentos, y me va muy bien cuando tengo que evaluar uno, también en la biblioteca. Pienso: ¿Es un cuento-semilla? ¿Llega adentro? ¿Estoy plantando algo en su tierra fértil? ¿Algo que pueda florecer y brillar?)
– Las ilustraciones: es importante que las imágenes de un cuento sean bellas porque las palabras rodeadas de belleza entran más fácil en el corazón. Nos olvidamos de la belleza de las cosas, de las estancias, de los rincones… Pero la belleza es la base, y sólo desde la belleza, desde la emoción, podemos aprender de verdad.
– Los símbolos: seamos o no cristianos, sintamos o no la iconografía religiosa católica, la Navidad es la fiesta que proviene de Yule y, como tal, todos los símbolos cristianos tienen un trasfondo muy antiguo, muy valioso, muy pagano. Detrás de la cruz de Jesús hay sabiduría ancestral. Detrás del ángel hay sabiduría ancestral. Detrás del nacimiento en el establo hay sabiduría ancestral. Podemos explicar un cuento con simbología cristiana y estar educando en paganismo, en naturaleza, en autenticidad. Porque estamos reconectando con memorias muy antiguas y populares en la Vieja Europa.
Sin enrollarme más, aquí están:

Noche de luz, Teresa Campos:

Resultat d'imatges de cuento noche de luz

Diez angelitos, Else Wenz -Vietor. Editorial Kókinos.

Los reyes magos de oriente, Loek Koopmans. Ing Edicions.

Los Reyes Magos de Oriente

Historias de Navidad, Astrid Lindgren. Ing Edicions.

Cuentos para preparar la Navidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *