Mucho más allá de las explicaciones prácticas a las
que nuestra sociedad tiende a reducir este hecho, el
alma infantil femenina tiene una gran necesidad de
comprender su verdadero significado. Entender su
naturaleza cíclica y, por lo tanto, cambiante, puede ser de
gran ayuda para que las niñas puedan estar en armonía
con ellas mismas.

Ing Edicions

 

La mitología es una herramienta poderosísima para transmitir procesos vitales y significativos de la vida porque, por una parte, nos habla de lo auténtico y esencial (los mitos son válidos en la actualidad, no pasan de moda, porque tratan aspectos verdaderos, la naturaleza humana, la vida y la muerte, y esta sabiduría es la misma ahora que hace miles de años) y, por otra, porque tiene un valor inmenso al estar plagada de símbolos que todos llevamos grabados en nuestro inconsciente. ¡Es precioso y mágico pensar que hace tanto tiempo ya se explicaban estos mitos para transmitir una sabiduría que, ahora, tanto tiempo después, sigue igual!

Pasa que, fruto de la historia y de la huella tan grande de la cultura judeocristiana, en nuestra cultura no existen arquetipos femeninos que muestren a nuestras niñas las diferentes fases del ciclo menstrual (en nuestra cultura hay dos únicos grandes arquetipos femeninos: La Virgen María, que se quedó embarazada sin saber cómo, hecho que nos revela el conocimiento que tenía de su propio cuerpo, y que por ello se la glorificó como “Virgen” y María Magdalena, que ha pasado a la historia como la prostituta, sin que haya realmente evidencia científica de que lo fuera), por ello se hace imprescindible viajar a otras culturas para poder transmitir a nuestras niñas que es licito sentirse como nos sentimos en cada fase del ciclo menstrual, que todas somos y podemos ser muchos tipos de mujeres dependiendo
del estado hormonal en el que nos encontramos, pues desde hace miles de años ya era así, y de esta manera nos lo muestra la mitología de diferentes continentes.

Tenemos que tener en cuenta que en nuestra sociedad se valora positivamente sólo un tipo de mujer, que es la que representa al arquetipo Doncella, la mujer que hormonalmente tiene muchos atributos masculinos y que por ello se la considera poco femenina, la que está hacia fuera, es productiva, luminosa, feliz, radiante, se cansa poco, tiene mucho aguante al estrés y a la ansiedad… Pero todas las demás van siendo, poco a poco, conforme pasa el mes, más y más rechazadas: La Madre no es comprendida ni aceptada como tal si es que decides ser madre joven o pasados los 35, si es que decides quedarte en casa a criar a tu bebé y hacer una pausa en tu mundo profesional, si es que decides dar la teta, si es que decides. La Chamana es tan poco querida que la llaman de “Síndrome”, se trata médicamente como patología y la acallan con anticonceptivos. La Bruja tiene que esconderse, ¡que no se note que menstrúas!

Es decir, los mitos nos sirven para que las niñas conozcan los 4 grandes arquetipos de mujeres por los que pasarán en cada ciclo menstrual y los integren de otra manera, conozcan a cada una de ellas más allá de los prejuicios y construcciones sociales para poder amarlas tal y como son. Que es lo mismo que decir, para amarse ellas, completas, tal y como son.

 

¿Cómo trabajar con los mitos?

Te presento los 5 mitos que te recomiendo para trabajar con la niña cada una de las fases. La forma en la que puedes integrarlos es sencilla. Guiándote siempre por el altar lunar, utiliza los días de cambio de luna para explicarle el mito. Cuando, por ejemplo, pasamos a Luna Creciente, y cambiáis el dibujo de la Luna en el altar, puedes establecer un momento de calma entre las dos, ya sea encendiendo una vela, poniendo música… para,
entonces, explicarle que esta fase lunar corresponde al arquetipo de la Doncella o Virgen. Seguidamente le puedes explicar que existen historias muy antiguas, mitos que se explicaban hace mucho tiempo y que nos sirven para conocer de cerca a cada una de estas mujeres y que, además, esta noche antes de dormirse irás a su cama a contarle el de la Doncella.

Y, así, en cada fase.

Recomiendo explicar el mito, en forma de cuento, en el momento antes de irse a dormir, cuando ya está acostada en la cama porque, por una parte, es un momento muy íntimo en el que suelen salir inquietudes personales, angustias, confidencias… que hay que acompañar (el momento antes de dormirnos es crucial, importantísimo, por esto siempre recomendaré para restablecer el vínculo acompañar a nuestras niñas en el momento previo al sueño) y, por otra parte, porque el inconsciente de la niña trabajará en sueños, el mensaje calará más profundamente, la sabiduría que esconden los símbolos de los mitos pueden despertar más fácilmente en ella, y es muy probable que tenga sueños importantes en referencia a todo ello.

De hecho, es casi seguro que en alguna ocasión la niña pueda decirte sorprendida, por la mañana, que ha soñado con la mujer del mito y que ha estado con ella hablando o viviendo alguna aventura. Si es así anímala a que lo converse contigo y, podáis así, juntas, hacer este viaje maravilloso de integración de las 4 mujeres que nos conforman.

Lo ideal es que cada día de la semana correspondiente a un mito, se transmita la historia a la niña, y que no se quede en una noche aislada a la semana, o al mes. Es a través de la repetición que se va integrando poco a poco cada símbolo, que van surgiendo preguntas, que se va relacionando lo que está llegando con lo que se está viviendo, etc. Solamente cuando la niña ya participa de la historia, añade, pregunta, quita, es decir, cuando lo tiene integrado, pasamos al otro. Yo, en esta actividad, te propongo que dediques 7 días (los correspondientes a esa Luna y arquetipo), a cada mito.

Mitos:

Mito para la llegada de la Menstruación o Menarquía: Perséfone.
Mito para integrar el arquetipo Doncella (explicar en Luna Creciente): Artemisa.
Mito para integrar el arquetipo Madre (explicar en Luna Llena): Deméter.
Mito para integrar el arquetipo Chamana o Hechicera (explicar en Luna Decreciente): Pele.
Mito para integrar el arquetipo Bruja o Anciana (explicar en Luna Nueva): Lilith.

Vuestro trabajo empieza aquí :). Si no conocéis estos mitos id a buscarlos (internet es una fuente de información enorme, ya lo sabemos,  por aquí los encontraréis). Importante deciros que la mitología no se recomienda antes de los 7 años, ya que contiene imágenes que no son adecuadas durante el primer septenio. Esta actividad, por lo tanto, está recomendada a partir de esa edad. Si eres adulta que acompaña a una niña menor de 7 años puedes aprovechar para buscarlos, leerlos, sentirlos… Ir adentrándote tú en el fantástico mundo de la simbología femenina. De esta manera, cuando sea el precioso momento de transmitir esta sabiduría la tendrás bien integrada, y lo harás desde una consciencia más profunda.

Además, hay un cuento que procede de la tradición oral de América del Sur, muy especial, que recomiendo MUCHO para leer a las niñas en el momento de la llegada de su primera menstruación, e incluso desde un poco antes, cuando vemos que los cambios ya se están sucediendo en ellas. El cuento se llama Luna Nueva, y es de la editorial ING.

«Hace un tiempo, muchos y muchos siglos atrás, las personas podían entender el lenguaje de la naturaleza de una manera mucho más clara que hoy en día. Era un tiempo en el cual los humanos estaban muy conectados con los seres de la naturaleza, y comprendían todos los conocimientos que les transmitían.
En aquella época, en un pequeño pueblo situado a las afueras del bosque, vivía una niña llamada Tania. Un día, cuando estaba tejiendo un canasto para ayudar a su madre, se dio cuenta, de repente, que en el lugar donde había estado sentada había una mancha de sangre. Un poco asustada, y pensando que a lo mejor se había herido, se apresuró a buscar a su madre para que la curase. —No tengas miedo, esto es una buena señal —Tania miró a su madre a los ojos, que le brillaban de alegría—. Esto quiere decir que tu poder lunar está llegando.»

Luna nueva es un gran regalo para que las niñas puedan empezar esta nueva etapa de su vida de manera consciente y conectada con el ciclo femenino y, sobre todo, como una vivencia positiva y sagrada.

Puedes encontrarlo en castellano, aquí.

Puedes encontrarlo en catalán, aquí.

#Dia2 Semana de la Menarquía: Mitología para comprender el ciclo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *