Siéntate aquí, hermana, en el suave césped verde, y da tu sagrada sangre de luna a la tierra, de vuelta a la espiral de la vida. Deja fluir la sangre roja de tu vientre en el verde y marrón de la tierra. Siéntate aquí. Relájate, cierra los ojos y recibe las visiones. Descansa ahora y da tu sangre lunar como alimento a las madres que nos alimentan. Relájate y recibe las visiones.

Autoría desconocida

La consciencia del ciclo menstrual es la primera puerta, abriéndola y caminándola empezamos un viaje hacia el conocimiento antiguo femenino, que durará toda la vida. En cada ciclo, en cada etapa (Doncella, Madre, Chamana y Bruja), cruzaremos una nueva puerta que nos llevará a un lugar desconocido hasta ese momento, pero que nos llenará cada vez de más consciencia de Vida y de Muerte, de más sabiduría.

La Sangre de la menstruación no es un desecho, no es «porquería» o «basura», es Sangre de Vida. ¿Por qué? Porque está llena de células madre, células que curan enfermedades (en EEUU y otros lugares se paga mucho dinero por congelar la sangre menstrual), sangre que es el primer alimento del ser que puede ser engendrado, cada mes. Y sobre todo ello ya hay evidencia científica. No es misticismo, imaginación o ensoñación. Es también ciencia. Cierto es que en todas las culturas prepatriarcales del mundo la menstruación ha sido vivida de forma muy diferente a como se vive actualmente en nuestra sociedad, y que nuestras ancestras ya sabían lo que la ciencia, tantos años después, demostraría. Si ellas curaban las heridas de guerra y caza a sus hombres, con la menstruación, era por algo. Si ellas regaban la tierra de cultivo mensualmente con su menstruación, pidiendo que las cosechas fueran mejores, era por algo. Si ellas se retiraban a descansar en sus días de menstruación, y dejaban de lado sus quehaceres diarios, era por algo. Todo tenía una razón de ser. Todo la tiene. Los mal llamados «pueblos primitivos» ya sabían lo que nosotras, ahora y aquí, aún empezamos a saber, a integrar, a creer.

Hoy te quiero hablar de los métodos que existen para vivir la menstruación de una forma más sana, consciente y placentera y que nuestras niñas tendrían que conocer desde el principio, y utilizar desde la primera sangre. No tendríamos que permitir que ellas, que ahora comienzan su vida fértil, lo hagan utilizando métodos que contaminan sus cuerpos y el planeta.

¿Os suena una frase que dice: “a qué huelen las nubes”?, ¿os acordáis de ese líquido azul que utilizan en los spots publicitarios de compresas?, ¿y de frases como: “no más olor”?

Os propongo que, a partir de ahora, cuando miréis los spots publicitarios sobre compresas y tampones penséis, por un momento, si representan la menstruación de una manera natural y sana.

La mercantilización de la menstruación es, nada más y nada menos, que la utilización de nuestro ciclo menstrual natural para enriquecerse, a costa de hacernos pagar por unos productos que son tóxicos. No sé si lo sabes, pero las compresas desechables y los tampones, aunque sean de algodón, llevan pesticidas, elementos tóxicos y cancerígenos que promueven muchas enfermedades en nuestros cuerpos. Si no lo sabiáis poder mirar este vídeo.

Mostrando la menstruación como algo sucio, algo que hay que tapar, algo que huele mal… Perpetuando, de esta manera, el paradigma antiguo patriarcal, de la regla como algo negativo, pecaminoso, pretenden controlar nuestro poder. ¡Y muchas mujeres siguen enriqueciendo a estas grandes multinacionales, las que se ganan la vida perpetuando estos valores!

Las mujeres conscientes de su poder, las mujeres que no temen a su sangre, que conocen su ciclo, han sido perseguidas desde hace muchos siglos (no nos olvidemos de nuestras antiguas, a las que quemaron en las hogueras). El empoderamiento de las mujeres pasa por tomar consciencia de su feminidad, y dentro de ésta, de la menstruación.

Desde aquí os propongo dejar de utilizar compresas y tampones desechables y empezar a utilizar toallas de tela y la copa menstrual: es la manera más sencilla de reconciliarnos con nuestra sangre, y con todo lo que ello conlleva. Este hecho nos empodera como mujeres, pero también como individuos respetuosos con el medio ambiente y con nuestro bolsillo. Nuestras niñas tendrían que ser acompañadas, desde el principio, con el uso de alternativas sanas para su cuerpo y sostenibles para el medio ambiente.

 

¿Qué sentido tiene comprender el sentido profundo del ciclo menstrual y su gran belleza, si seguimos contaminando al mundo cuando mentruamos?

 

COMPRESAS DE TELA:

Las compresas de tela están hechas con materiales naturales y son muy suaves al tacto, por lo que no irritan la zona. Además, las hay de diferentes medidas, adecuadas según la abundancia del flujo, y son muy cómodas. No se notan con la ropa y puedes guardártelas fácilmente en tu bolso o mochila, ya que se pliegan y llevan unos clics que permiten cerrarlas sobre sí mismas. No generamos residuos para el medio ambiente porque se reutilizan mes a mes, y duran muchos años, y tienen diseños para todos los gustos. Para recoger la sangre podemos ponerlas en remojo, en un recipiente con agua y, después, al escurrirlas y quitarlas para lavarlas con jabón natural, utilizar este agua para regar nuestras plantas o la tierra que tengamos más cercana.

 

COPA MENSTRUAL:

La copa menstrual (importante que esté homologada) está realizada con materiales aptos para la higiene femenina, inocuos y totalmente seguros. Recoge el flujo menstrual sin pérdidas, ya que se adapta de forma perfecta a las paredes vaginales y retiene más fluido que cualquier otro producto.

No contiene geles absorbentes o desodorantes.

No absorbe las defensas naturales, ni deja fibras en la pared.

Está elaborada con silicona médica no alergénica.

Es reutilizable: Dura años, por lo que sería lo más económico y ecológico del mercado.

La copa menstrual permite que podamos conocer nuestra sangre, su color, su calor, su olor. Utilizándola nos damos cuenta de que no huele mal (son los químicos de las compresas y tampones), de que no hay tanta cantidad como pensábamos y, además, podemos ser más conscientes de nuestra salud (y si no entiendes esto último puedes mirar este enlace).

 

PROMOCIÓN ALTERNATIVAS SALUDABLES (hasta el 18 de marzo).

Con el objetivo de promover estas alternativas sostenibles y alejadas de la mercantilización de la menstruación como algo sucio, negativo y sin valor desde Casa de Luna HOY empieza la PROMOCIÓN de compresas de tela y copas menstruales. Durante una semana (hasta el día 18 de marzo) tendremos todos estos productos disponibles en nuestra tienda online con un Ciclo de talleres (para ver en diferido, cuando lo desees) DE REGALO.

Es decir: si compras cualquer producto o pack de la Sección Mujer, la tiendita online, recibirás este Ciclo de talleres.

 

Accede a la tienda online, aquí.

 

#Dia4 Semana de la Menarquía: La consciencia de la mercantilización

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *