LAS CELEBRACIONES COMO SEMILLAS/APRENDIZAJES

En cada momento del año hay unas celebraciones que son fruto de lo que la naturaleza, en ese momento preciso, nos enseña. El camino hacia la espiral de Adviento, la Navidad y el Solsticio de invierno son festividades cuyas semillas se miran poco, se plantan poco y se cuidan poco, en nuestra sociedad actual. Por este motivo, para mí, es tan importante acercarnos a ellas con respeto, conocerlas, hacerlas nuestras y vivir acorde con ellas, en lo medida de lo posible, pues esta es la única manera real de transmitirlas y plantarlas en las siguientes generaciones.

«A través de las fiestas estacionales que se repiten cada año, los diferentes momentos y tradiciones que se dan siempre en las mismas fechas y de la misma manera, el niño puede vivir un ritmo fijo que le aporta seguridad interior y confianza en el mundo. El ritmo es algo vivo, generador de salud. Cuanto más rítmicamente puede vivir un niño, más saludable será su desarrollo. Por este motivo es tan importante tenerlo en cuenta e incorporarlo con consciencia en el día a día de nuestros hijos, en todo lo que hacemos, dando además un sentido verdadero a cada actividad, a cada detalle, a cada acto, a cada gesto.»

Ing Edicions

Es importante comprender la Rueda del año y sus mitades: la luminosa y la oscura.

«La Mare Naturaleza

tiene cuatro hijos:

Són el otoño, el invierno,

la primavera y el verano.

En el otoño caen las hojas,

maduran los frutos del verano.

En el invierno cae la nieve,

es tiempo de lluvia y frío.

La primavera renace,

llega el tiempo de las flores

y el verano nos inunda

el mundo de mil colores.

La Madre Naturaleza

reina sabia por doquier

y sus hijos con gran esfuerzo

el mundo hacen renacer.»

“Primeras Narraciones”, Cuentos recogidos por las escuelas Waldorf.

Podemos pensar en el ritmo de las estaciones como el ritmo de respiración de nuestro planeta.

  • Mitad oscura: MOVIMENTO DE RECOGIMIENTO

La natura se recoge sobre sí misma y se refugia bajo tierra, donde las semillas esperaran su momento.

El ser humano despierta al mundo interior y adormece los sentidos externos, de la misma manera que la natura vive bajo tierra.

  • Mitad luminosa: MOVIMENTO DE EXPANSIÓN

La natura se despierta y el ser humano se siente sensible hacia sus sentidos, hacia los olores, colores, la alegría, el movimiento, la sociabilidad… Por contra las energías interiores se adormecen.

Las Fiestas de invierno, que son hacia las que andamos en este momento, contienen el aprendizaje vital de la oscuridad.

“En invierno las fuerzas de la naturaleza trabajan desde el interior de la Tierra para traernos la belleza de la primavera. De igual modo nosotros podemos intentar crecer por dentro trayendo luz a nuestras vidas.”

Soline y Pierre Lienhard.

  • El Adviento es tiempo de espera, de preparación para la Navidad, para el nacimiento del niño Sol encargado de iluminar y dar vida a la Tierra durante la próxima primavera: 4 semanas antes del día de Navidad. Este año 2021 empieza el 28 de noviembre.
  • Solsticio de invierno / Nacimiento del niño Sol: 20/21 de diciembre o 25 de diciembre.

LA SEMILLA DEL ADVIENTO

La Semilla o aprendizaje del Adviento, a través de este espiral en el que vamos avanzando día a día, es la paciencia, la  capacidad de espera y el significado real de lo que celebramos el 20/21 en el Solsticio, o el 25 en Navidad. Todo esto lo trabajamos a partir del Calendario de Adviento y de las correlaciones de las 4 semanas del Adviento con los 4 reinos naturales: el mineral, el vegetal, el animal y el humano.

Mesa de estación de diciembre.

LA PRIMERA SEMANA DE ADVIENTO:

De esta manera, el primer domingo de adviento empieza la primera semana de Adviento, dedicada al Reino Mineral.

«Con esta primera luz del Adviento damos las gracias a las piedras. A las conchas y a la arena, a los cristales y a los huesos. Agradecemos la fuerza y el apoyo que nos prestan. Nos mantienen estables, en nuestros cimientos. Agradecemos que su belleza y su luz interior iluminen nuestras vidas en los más oscuros momentos.» Material Waldorf.

LA PRIMERA LUZ DEL ADVIENTO ES LA LUZ DE LOS MINERALES, LUZ QUE VIVE EN LAS PIEDRAS, LAS CONCHAS Y LOS CRISTALES.

LA SEGUNDA SEMANA DE ADVIENTO:

El segundo domingo de Adviento empieza la segunda semana, dedicada al Reino Vegetal.

«Con esta segunda luz del Adviento damos las gracias a las plantas, a las flores y a los árboles, a las verduras y a la hierba. Agradecemos el abrigo y la fuerza que nos proporcionan. Su alimento y su oxigeno son nuestro sustento. Agradecemos su belleza, que adorna la tierra. La fuerza de sus raíces inspira nuestra firmeza.» Material Waldorf.

LA SEGUNDA LUZ DEL ADVIENTO ES LA LUZ DE LAS PLANTAS. PLANTAS QUE CRECEN HASTA EL SOL Y CON LA BRISA HACEN SU DANZA.

LA TERCERA SEMANA DE ADVIENTO:

El tercer domingo de adviento empieza la tercera semana, dedicada al Reino Animal.

«Con esta tercera luz del Adviento damos las gracias a los animales. Sean grandes o pequeños, nuestras almas se enriquecen viéndolos. Agradecemos su amistad y capacidad de asombro. Jugar con ellos es un regalo del universo. Agradecemos sus profundos conocimientos y las enseñanzas que nos ofrecen sobre cómo cuidar y amar. Sobre cómo compartir la tierra y sus recursos.» Material Waldorf.

LA TERCERA LUZ DEL ADVIENTO ES LA LUZ DE LOS ANIMALES. TODOS ESPERAN EL NACIMIENTO, DEL MÁS GRANDE AL MÁS PEQUEÑO.

LA CUARTA SEMANA DE ADVIENTO:

El cuarto domingo de adviento empieza la cuarta semana, dedicada al Reino Humano.

«La cuarta luz del Adviento es la luz de la humanidad. La luz del amor, la luz del pensamiento para comprender y para dar.» Material Waldorf.

LA CUARTA LUZ DEL ADVIENTO ES LA LUZ DE LA HUMANIDAD. LA LUZ DE LA ESPERANZA, DE QUE PODAMOS APRENDER A AMAR.

 

Hay un cuento que llevamos años trabajando en este tiempo, durante el Adviento, pues sus imágenes, mensaje y semillas son la medida perfecta para plantar en la tierra fértil de nuestros niños, en este momento, todo el aprendizaje del camino hacia la Navidad, del Adviento, y de la parte oscura del año.

El cuento proviene de la tradición oral china y se llama «Los buenos amigos». Se trata de una historia de generosidad, apoyo, cooperación y amor hacia los demás. Aprendizajes/semillas básicas de la época de oscuridad. Además, lo que tiene este cuento que lo hace, bajo mi punto de vista, perfecto, es que es circular, y que el acto de generosidad hecho por el primer animalito vuelve a él, sin esperarlo, al final. Es decir, sin necesidad de moraleja les estamos explicando que si DAN, RECIBIRÁN. Ahí está la GRAN SEMILLA DE ESTE TIEMPO. Poco o nada más hay que añadir para acompañar a la infancia en esta época del año.

La vivencia del Adviento la empezamos con un duende, el de Adviento, que con su luz nos va marcando el camino hacia la Navidad y que nos trae, cada día, un presente propio de la semana y del Reino en el que nos encontramos.

También trabajamos la Mesa de conocimientos del Adviento, con sus materiales descargables e imprimibles con los que jugamos a diario.

Además, como cada año, formamos parte del increíble trabajo que hace la editorial ING para acompañar el Adviento desde el hogar y aulahttps://adviento.ingedicions.com/

 

¡Feliz Adviento!

Las semillas del Solsticio de invierno (actualización 2023)
Etiquetado en:     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *