Si quieres que tus hijos sean inteligentes, léeles cuentos de hadas. Si quieres que tus hijos sean más inteligentes, léeles más cuentos de hadas.

Albert Einstein.

Los comunmente conocidos como «cuentos de hadas» son, realmente, manantiales de sabiduría profundos y esenciales.

Si los alimentos son nutrición para el cuerpo físico, las historias antiguas que proceden de los imaginarios europeos y de alrededor del mundo, los cuentos que se han transmitido desde que el hombre y la mujer encontraron el modo de comunicarse son materia esencial para el alma.

Estas historias tan maltratadas a lo largo del tiempo (sobretodo, en estas últimas décadas) contienen una relación entre sus imágenes y las insondables experiencias internas por las que atraviesa un ser humano, por la propia condición que lo convierte y lo hace ser humano. Nadie se escapa de ellas y, por tanto, nadie está excento de encontrar alimento nutritivo en ellas.

Los cuentos de hadas han sido narrados desde tiempos inmemoriales. Nadie sabe quién fue el primero en relatarlos, pero sí sabemos que fueron narrados en largas noches invernales, cerca de la hoguera, tanto en las humildes chozas de los peones como en los castillos de los nobles. A la parpadeante luz de los troncos ardientes que hacían saltar las sombras por las paredes, y con el sonido de la rueca llenando la habitación, una voz suave contaría los cuentos que ya habían sido relatados mil veces antes y que, sin embargo, parecían ser siempre nuevos.

Ursula Grahl

En la Europa el siglo XVIII surgió un movimiento espiritual y artístico llamado Romanticismo. La poesía romántica representaba el inicio de una nueva época en la que se recuperaba la belleza de lo antiguo, se revalorizaba y se compartía. Dentro de este movimiento, algunos alumnos se sintieron fuertemente motivados a recuperar los cuentos antiguos de sus tierras, aquellas historias que se explicaban de manera oral desde hacía tantas generaciones pero que, al no estar plasmadas en papel, tenían el triste devenir del olvido.

Así, en Alemania, los Hermanos Grimm, publicaron su colección de cuentos europeos, pero también lo hicieron otros románticos, de lugares diferentes del mundo.

Lo que no sé si sabes, es que los cuentos que ahora conocemos como «de Grimm», no fueron escritos por ellos, sino recopilados. De hecho, ninguno de los cuentos de las conocidas colecciones de cuentos de hadas fueron creados por los hombres que las publicaron.

Durante muchos años, y a veces con muchas dificultades, viajaron de una apartada aldea a otra. Buscaban relacionarse con cualquiera que fuera capaz de relatar los antiguos cuentos conforme se los había oído a sus antepasados, y los escribían tal como se los habían relatado sin alterar una sola palabra.

Urusla Grahl

Muchos de estos cuentos han llegado en forma de fragmentos, pues en aquél momento ya no había nadie que los recordara en su auténtica totalidad.

Los Hermanos Grimm y sus compañeros de escuela se dedicaron a estudiar, uno a uno, cada cuento, sin desgranarlos, sin descuartizarlos, sin analizarlos de manera racional. Entendieron desde muy pronto (Steiner ahondó mucho más en ello) que las imágenes de estas historias se suceden en un orden natural y orgánico, y que modificar o arrancar una parte de ellos sería como dejar a una flor sin pétalos, o a un tallo sin capullo para florecer.

Un verdadero cuento es como un organismo vivo. La secuencia de imágenes se desenvuelve con la misma sujeción a la ley que la planta crece a partir de la semilla y desarrolla hojas, flores y frutos.

Urusla Grahl.

A la pregunta, por tanto, «Los cuentos de hadas: ¿de dónde salen?» la respuesta es del alma humana. Los cuentos de hadas salen de la verdad del mundo, de las personas que vivieron alegrías y penas, de las personas que andaron por esta tierra antes que nosotros, cuando ni la tecnología ni las pantallas anestesiaban sus sentires, cuando la autenticidad de la vida y de la muerte era patente en cada paso. Cuando la realidad era más real porque se vívía en contacto con la naturaleza, que reina sabia pero también es cruda, pues tiene todas las caras del mundo.

Los cuentos de hadas genuinos, los auténticos, solamente pudieron haber sido relatados la primera vez por personas que tenían conocimiento del mundo espiritual, dice Ursula G., pues enlazan de una manera majestuosa las miserias de la vida humana con la grandeza del reino onírico, mágico, divino. Y es así, a través de este puente entre lo terrenal y lo divino, que la persona a la cual se le entregan estas historias crece, en el sentido más amplio de la palabra.*

*Material extraído de la e-Guía «Los cuentos de Grimm: Tradición oral y semillas para la vida».

De todos los cuentos de los hermanos Grimm, hay solo algunos especialmente indicados para niños de Jardín de Infancia. Estos son los que la Editorial ING recopiló en esta bella edición de la foto en «21 cuentos de los Hermanos Grimm»:

Este libro ha sido uno de los best-sellers de la editorial por su gran calidad, tanto de sus historias (reproducidas fielmente de las orginales por los Hermanos Grimm) como de sus ilustraciones, pintadas en acuarela por la artista alemana Daniela Dresher (todas las ilustraciones de este post son de su autoría, y las encontrarás en este libro). De hecho, la edición en español está agotada, y solamente quedan unos pocos ejemplares en catalán. ¡Cuando estos ejemplares se agoten se podrá reeditar, de nuevo, en los dos idiomas! En este enlace puedes ver el directo de instagram en el que te contamos más sobre el libro y los cuentos de Grimm.

Detrás de sus imágenes se esconde un conocimiento que habla a los niños de aspectos esenciales de la vida.
Pequeñas semillas que florecerán en su interior cuando sea el momento adecuado, aportándoles nuevas formas de comprensión a las vivencias que se les presenten.

ING Edicions.

Estos son los 21 cuentos recopilados en el libro:
1. El rey rana
2. El lobo y las siete cabritas
3. El agua de la vida
4. Verdezuela
5. Cenicienta
6. Caperucita Roja
7. La bella durmiente
8. Blancanieve y Rojaflor
9. La reina de las abejas
10. El sastrecillo valiente
11. La oca de oro
12. La hija del molinero
13. Los músicos de Bremen
14. Los duendecillos
15. Hänsel y Gretel
16. Los siete cuervos
17. El borriquillo
18. Blancanieves
19. Madre Nieve
20. Los tres enanitos del bosque
21. Los ducados caídos del cielo

He creado una e-Guía muy especial sobre los Cuentos de Grimm, y te la REGALO por la compra de un ejemplar del libro «21 contes dels Germans Grimm», en catalán, desde mi enlace. La e-Guía no se vende por separado, solamente se ofrece con el libro, ya que ha sido escrita especialmente para acompañarlo. En ella te cuento más sobre la naturaleza de estas historias, te doy algunos consejos sobre cómo narrar este tipo de cuentos y qué responder a preguntas como la de: «¿pero esto es verdad?», y algunas cosas más.

Solamente hasta final de existencias en la editorial (quedan pocos), por la compra del libro «21 contes dels Germans Grimm», EN CATALÁN, desde mi enlace, TE REGALO la e-Guía.

Se trata, por tanto de un libro imprescindible para niñas y niños, a partir de 4-5 años, Puedes comprar tu ejemplar en catalán, en este enlace.

Los cuentos de Grimm: Tradición oral y semillas para la vida

4 comentarios

  • Cristina

    28 de mayo de 2021 a las 15:10

    Enlace permanente

    Que hermosura!!!! pero cuando estara en ESPAÑOL? yo lo compraria, muchas gracias por tu total y hermosa entrega a todas!!!

    Responder
    • Laia

      31 de mayo de 2021 a las 12:24

      Enlace permanente

      Hola Cristina, el libro se podrá reeditar en español y en catalán, de nuevo, cuando se agoten los pocos que quedan en catalán ahora. Solamente pueden reeditar cuando el stock es 0.

      Responder
  • Cecilia G.

    28 de mayo de 2021 a las 16:28

    Enlace permanente

    Una pregunta: a pesar de comprar el libro en catalán, podría recibir la e-guía en castellano?????

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *