“Yo voy con mi farolito,

y mi farolito conmigo.

Arriba brillan las estrellas

y abajo brillan mis amigos.

Y si hace frío

me pongo el abrigo

y sigo paseando el farol.

Y si hace frío

me pongo el abrigo

y sigo paseando el farol….”

Canción Waldorf.

 

El 11 de noviembre se celebra la festividad alemana de San Martin, que las escuelas y familias Waldorf festejamos por la importancia de lo que significa para los niños, y para los adultos. Esta fiesta se llama: La Fiesta del Farol.

Cuando la luz exterior mengua, y hay menos horas de sol, cuando nos adentramos a la Fase Oscura de la Rueda del Año tenemos que recordar que, aunque afuera hace cada día más frío y hay menos luz, la Luz Interior nunca se apaga. Además, si nuestra Luz Interior se junta con la Luz interior de las personas que tenemos cerca, de las personas que queremos, ¡ilumina tanto, tanto! La oscuridad, por tanto, no es algo negativo, algo que pueda darnos temor. No lo es porque nuestra Luz Interior siempre está encendida guiándonos en el camino.

La Fiesta del Farol simboliza la luz alumbrando la oscuridad, la luz interior frente a la oscuridad exterior.

T. Chubarovsky.

Podemos celebrar la Fiesta del Farol cualquier día que deseemos, antes del Adviento, desde este momento (de hecho desde el 11 de noviembre).

¿Cómo lo podemos hacer?

Hay tres elementos básicos:

  • La construcción de los Farollitos, en familia.
  • Las rimas y canciones asociadas a lo que deseamos transmitir.
  • El teatrillo de mesa con algún cuento asociado al significado de la Fiesta. Yo te traigo el que hemos hecho en casa: “La Ovejita Blanquita.”

Los Farolitos se pueden hacer muy sencillos o muy complejos, y todo dependerá de la edad de nuestras criaturas y lo que nos guste más. Nosotros hicimos unos faroles muy sencillos, con una vela blanca, un bote pequeño de cristal (de yogur), papel de pinocho rojo, un palo y una cuerda. Ella estuvo contenta porque pudo participar de su confección, así que creo que no nos equivocamos a la hora de escoger una manera fácil pero divertida de crearlos. Además fuimos juntos a comprar el material por la mañana, así que la ilusión por sentarnos a crear en este “momento-ritual” fue grande.

Quedaron así:

Esperamos a que la luz se fuera del todo para encenderlos y salir a la terraza de casa. Normalmente se hace una excursión al bosque más cercano, a la naturaleza, pero en nuestro caso, teniendo en cuenta que tiene dos años y que deseaba que no perdiera el hilo de la celebración, decidí que lo haríamos en la terraza.

Encendimos los faroles y salimos. Nos pusimos en círculo y empezamos a cantar la canción del Farolillo, que todos nos sabemos ya de memoria (pues sale en el cuento de la Ovejita, que llevamos semanas trabajando en casa). Después pusimos los tres faroles en el centro del círculo y pudimos ver como, si están juntos, cerca los tres, alumbran más que cada uno por separado. En el vídeo podéis escuchar la canción, aunque no se ve nada, ya que estábamos a oscuras.

Después, entramos en casa y pusimos los Farolillos delante de la mesa en la que haríamos el teatrillo. Ellos se sentaron delante, yo detrás, ya que sería la que explicaría el cuento.

Aquí puedes escuchar el cuento. Este cuento es autoría de Ruth Elsesser y adaptación de Tamara Chubarovsky.

Una vez finalizado fue Lúa la que se puso detrás de la mesa y siguió contando el cuento, inventando, imitando… Jugando.

Finalizamos la Fiesta recogiendo lentamente y con amor, cada una de las piezas del teatro, y subiendo los faroles a la mesa de estación.

 

Es, de verdad, una Fiesta muy bonita, pues lo que transmitimos son valores importantísimos para toda la vida:

  • La oscuridad no tiene por qué darnos miedo, no es mala sino que es necesaria para la Vida. (Recordemos que este concepto es básico también para comprender e integrar la sabiduría del ciclo menstrual).
  • La luz siempre está adentro, por más oscuro que esté afuera.
  • Nuestra luz nos guía, es nuestro timón interior.
  • Juntos alumbramos más.

“Arde lucecita,

brilla sin igual,

en la noche oscura,

me has de alumbrar.”

“Arde lucecita”, Canción Waldorf.

“Arriba brilla mi farol,

abajo brilla mi farol,

aquí y allá,

brillando está,

aquí y allá,

brillando está.”

“Mi farol”, Chubarovsky, Tamara.

La Fiesta del Farol
Etiquetado en:                 

2 comentarios

  • Maider

    19 de noviembre de 2017 a las 10:11

    Enlace permanente

    Q Que cuento tan bonito… Y la preparacion, celebracion…. Esta semana nos ponemos a ello!
    Muchas gracias por compartir este conocimiento.
    Un abrazo.

    Responder
    • Laia

      22 de noviembre de 2017 a las 1:26

      Enlace permanente

      ¡Me alegro de que te haya gustado, Maider! Es una fiesta con un significado bellísimo, si te apetece nos encantaría que nos explicaras cómo ha ido la celebración!!!! Besos!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *